un homenaje al campo menorquín y a sus payeses, auténticos creadores del calzado más tradicional de la isla: las abarcas